Cuando ser tú mismo es un acto de valor

Somos amigas desde hace muchos años. Ella se precia de decir que me conoce desde el tiempo en que yo me chupaba el dedo. Yo, por mi parte, puedo decir que siempre fui su admiradora de más larga data. Nuestras personalidades no podrían ser más dispares: yo soy aquella que siempre ve el vaso medio…

La mamá soy yo

Hoy amanecí sintiéndome mamá. Supe que lo sería hace casi seis meses, en una mañana fría de 31 de diciembre. Estábamos en Florencia para despedir el año y el día anterior yo había comprado en secreto una prueba casera de embarazo. Solo pretendía dar una noticia si esta era positiva, de manera que me guardé…

Una cita en Roma con tres mujeres que admiro

Durante este fin de semana, cuando en las tiendas y restaurantes de Roma las personas nos preguntaban “de dónde son?”, las chicas y yo nos reíamos y pasábamos a explicarles la complicada ecuación: yo soy de Ecuador, pero vivo en Suiza; ella es japonesa, y vive en Singapur; ella es española pero vive en Japón,…

Aves del sur

 Desde mi ventana   Hoy en Ginebra hace una tarde de otoño como uno quisiera que fueran todas las tardes de Otoño. Desde esta gran ventana puedo ver los Alpes ya con nieve y en el fondo, junto al lago Lemán, los árboles lucen hojas que parecen bronceadas por el generoso sol del pasado verano.…

Una historia que se va volando

Durante el proceso de escribir un artículo uno establece un cierto matrimonio con el tema. Se vuelve un versado en todos los detalles y secretos de aquel lugar, aquella cultura, aquella historia… Luego el artículo nace y se va volando. En este caso volar significa partir hacía el Ecuador donde al cabo de algunas semanas…

¡Qué venga con todo esa Navidad!

Tokio, 1 de noviembre: Ayer terminó Halloween y hoy ya comenzó la Navidad a toda máquina. Y eso que estamos hablando de un país Budista donde Navidad solo significa un pastel y un tazón de pollo KFC. Como sea, en este planeta consumista tan pronto se acaban las calabazas y los disfraces que vender, aparecen…

Un escarpín de palabras

Siempre he pensado que escribir es parecido a tejer. Cada palabra, una cadena de crochet que se va tejiendo amarrada a otra, y esa a otra más… Palabra tras palabras hasta formar una tejido, un algo con forma, que merezca la pena ser leído. Pero cuando temporalmente se abandona el crochet, rápidamente uno se olvida de cómo coger los…

Correspondencia perruna II

Querida Ema, Hace más de un año y medio que no te he escrito y temo que te hayas olvidado de mí; sin embargo, resolví redactar esta carta, porque creo que hay ciertos asuntos que solo con un perro es posible hablarlos; sobre todo los asuntos animales. Déjame decirte que la última vez que te…

Un premio que demoró 30 años en llegar

Esta es la historia real, o en todo caso así es como mi papá nos la ha contado siempre. Eran los años 80 y mi papá trabajaba para la empresa pública de teléfonos, lugar al que le dedicó casi tres décadas de su vida. La compañía había resuelto actualizar sus equipos y había contratado para…

Recuerdos de pelusa

Revisando mis textos antiguos, encontré este que me resultó emotivo, a pesar de que lo escribí hace ya casi dos años. Es un texto triste, pero en honor a la querida amiga que lo inspiró, me pareció justo compartirlo… La Pelusa era uno de aquellos personajes que estuvieron siempre ahí, y solo ahora, que el…

Unas palabras de adiós para Sarmite

Some goodbye words for Sarmite For English, scroll to the bottom Comienzo este post con un ejercicio matemático: según conozco, en Japón hay poco más de 200 ecuatorianos. No sé cuántos letones hayan aquí, pero si consideramos que en toda Letonia hay alrededor de 2 millones de personas, supongo que en Japón no deben haber…

Correspondencia perruna I

Querida Ema, Te escribo desde Japón donde vine a parar después de la última vez que nos vimos. Soy muy feliz aquí; sin embargo siempre te recuerdo, y hoy particularmente, pues luego de un caluroso verano, el otoño está tomando posesión de la ciudad y el clima se parece más con el de ese Quito…

Aún soy periodista

Una introducción a este blog… En este país voy entrando a tropiezos, como un niño que recién aprende a caminar. A veces doy unos pasos acertados (como conseguir tomar un taxi y decirle a dónde quiero ir) a veces me caigo y tengo que avanzar gateando (como cuando me pierdo en la estación del metro).…