La seca y las visitas indeseadas

“Otra vez las abejas”. Nos despertamos y abrimos la puerta del cuarto, que hemos dado en llamar “cuarto de las abejas” y ahí estaban. Conté, eran 72 abejas muertas al pie de la ventana cerrada. “Otra vez las abejas”, me dije y cerré la puerta para ir a desayunar y comenzar el ritual con el…