Carta al Verano que se extingue

Querido Verano, Por favor, no te vayas nunca de Ginebra… Sé que tu trabajo es repartirte por el mundo, que eres un errante que no puede habitar en un solo lugar por demasiado tiempo; pero quiero pedirte que te quedes aquí un poco más. A decir verdad, quiero pedirte que intentes darle una oportunidad a…

El deber de seguir siendo felices

Cuando llegué a la cocina para desayunar esta mañana, Fábio estaba mirando las noticias. ¿Ya viste lo que pasó?, me dijo sin quitarle la mirada a la pantalla e inmediatamente respondí con el mayor espanto ¿Y ahora qué?. Desde que vivimos en Ginebra (que tiene un pie en Suiza y otro en Francia) siempre acompañamos…