El verde sabor de mi país

Una fiesta, un par de cenas y muchos amigos es lo que hace falta para desaparecer 7 kilos de plátano verde en menos de tres semanas. Eso sumado a mucha nostalgia por tu tierra y un marido brasileño con un pedacito de corazón ecuatoriano. Cuando vivía en Quito jamás compré un solo verde en mi…